¿SE PUEDE PONER UN ROBOT EN HUELGA?

A la luz de la revolución tecnológica que vivimos, donde los robots y las máquinas inundan nuestras vidas y  lugares de trabajo, nos hemos planteado, si llegado el caso, ¿ podrían éstos ponerse en huelga?, de lo contrario, ¿podríamos llamarlo “esquirolaje” tecnológico?.

La respuesta es no, o por lo menos eso es lo que dice el Tribunal Constitucional. Si partimos de que el empresario puede utilizar aquellos medios técnicos a su alcance, ya sea los que se utilizan en el normal funcionamiento de la empresa o no, para sustituir al trabajador que secunda una huelga, si el fin es mantener la actividad de la empresa.

El último Real Decreto – ley sobre el derecho de huelga data de 1977, donde se ignoraba que el uso de las nuevas tecnologías limitaría la efectividad de los derechos fundamentales de los trabajadores.

Es decir, ¿qué presión ejercen los trabajadores sobre la empresa si pueden ser sustituidos por los nuevos avances tecnológicos?. Por otro lado, si el empresario no hiciese uso de los medios técnicos que tiene a su alcance, estaría colaborando con la huelga.

Está claro que existe un imperativo tecnológico que rige la actividad económica y que quizá reduzca la huelga a un mecanismo de presión obsoleto.

Hugo Moreno

Fuente: Diario Expansión