LA ROBÓTICA EDUCATIVA

La Comisión Europea considera que la Programación tiene que ser una habilidad básica del siglo XXI.

Señala, además, que la falta de profesionales en el ámbito de las CC (Ciencias de la Computación) y de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) hará que, en 2020, se queden en Europa 825.000 puestos de trabajo sin cubrir

Si eso es así, evidentemente vamos con retraso. La Comunidad Educativa, en todos sus estamentos, tiene que ponerse a trabajar para afrontar ese reto.

 

¿La Robótica Educativa puede favorecer esos aprendizajes o será una moda pasajera?

Robótica como Actividad extraescolar; asignatura específica de Tecnología, Programación y Robótica en la ESO de Madrid; Campus anuales de Robótica Educativa y Programación en la Universidad Pública de Canarias; Liga Nacional de Robótica; Campamentos especializados de Verano…. La realidad es que cada vez hay más ofertas de actividades con la Robótica como objetivo.

No parece que sea una moda que pasará a los cuatro días y, sin duda, su práctica favorecerá el aprendizaje para esas necesidades futuras.

Pero, ¿qué es la Robótica Educativa? y ¿por qué tiene tanto gancho?

Es un sistema de aprendizaje que, usando los Robots como hilo conductor, potencia el desarrollo de habilidades del alumnado sobre todo en las disciplinas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), pero que también puede tocar otras áreas como Lengua, Historia o Geografía.

La Robótica y la Programación en general son herramientas que sobre todo ayudan a trabajar la resolución de problemas de cualquier tipo por el trabajo mental que supone. El alumnado se obliga a imaginarse el resultado antes de empezar y a trabajar para decidir cuál es la mejor opción, similar a lo que hace un ordenador.

Además, como no hay una sola solución válida, es muy enriquecedor porque enseña a los alumnos a compartir el trabajo que hacen, a aprender de otros compañeros y a no quedarse con la primera solución posible. Si quieren llevarlo adelante, deben tener paciencia y constancia.

Así pues, la robótica permite el desarrollo de competencias tan reclamadas en la actualidad en el mundo laboral como trabajo en equipo, creatividad, liderazgo, tolerancia a la frustración, etc.

 

¿En qué consiste la robótica educativa?

Por un lado, se trata de construir un prototipo, un robot, y por el otro, hacer que tome vida, programarlo para que haga lo que los alumnos han decidido.

Hay propuestas adecuadas para todas las edades, desde hacer funcionar robots muy simples, que se programan con sólo seis teclas, para los más pequeños, hasta hacer programas muy complejos que pueden hacer filigranas.

Lo fundamental es que debe aplicarse la lógica de la programación y entender las instrucciones para usarlas de forma adecuada. Es decir, el alumnado hace una programación muy parecida a la que se utiliza en el ámbito profesional, aunque, evidentemente, más simple.

La robótica y la programación son una oportunidad para acercar a los alumnos a la informática.

 

 

Autor: Daniel López